Radio Moscow: Brain Cycles

Por , el 06 - 05 - 2009

 
No sé si estamos frente a un pacto con el diablo o ante un fenómeno paranormal que ha permitido que tres imberbes veinteañeros de Iowa se reencarnen en Jimi Hendrix y otros colegas de su época. Mejor será no indagar demasiado para evitar inesperados encuentros con los fantasmas del pasado y disfrutar de la música que nos ofrecen Radio Moscow en su segundo álbum, Brain Cycles (Alive), toda una mágica regresión al universo del blues rock de perfiles psicodélicos de la década de los setenta.

 

Parece increíble que semejantes adolescentes hayan capturado de forma tan auténtica la esencia de bandas como la Experience, liderada por el propio Jimi, Cream, Mountain, MC5 y Peter Green, por citar algunos artistas de la época.

 

Lo cierto es que estamos ante unas composiciones catalizadoras de emociones recurrentes que nos transportan hacia universos de reconocida valoración. Acordes clásicos, heredados de maestros inmortales y reciclados con intrepidez para exponerlos con el atrevimiento que les otorga la confianza en sus facultades.

 

La música rock se rige por periódicas revisiones estructurales que permiten revertir sus esquemas y metamorfosear su ADN para reinventarse de forma embriagadora. Parte de lo moderno se nutre de lo antiguo y Radio Moscow han sabido moldearlo con una eficacia abrumadora.

 

La expresividad de Parker Griggs con la guitarra es tan vinculante a los arquetipos remotos que sorprende y hasta asusta. Sus resonancias servidas en su punto de distorsión cautivan al instante, con fragmentos que, inevitablemente, recordaran, a Hendrix, con algunos casos tan alucinantes como, “The Escape” o “Hold On Me”.

 

No se olvidan de dar el protagonismo que se merecen, el bajo aportado por Zach Anderson, y la batería, al parecer, controlada también por Parker en estudio y con Corey Berry en los directos. Hasta aparece un órgano Hammond en el tema título, para acentuar más las referencias pretéritas

 

Asimismo, “250 Miles”, nos endulza el paladar con raíces minimalistas y un súbito crescendo al final, mientras que la guitarra slide nos seduce con su encanto en “Black Boot”.

 

Un auténtico placer para los sentidos y para quien desee reencontrarse con ciertos sonidos primigenios que marcaron unas pautas a seguir en la historia del rock.

 

Calificación: 9,5

 

CRITICA REALIZADA POR LOCKY PEREZ
 

Tags: , , , ,

Artículos relacionados

Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    3 Comments

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.